La cabra de Málaga o raza caprina malagueña es por desgracia una gran desconocida para muchos malagueños, andaluces y españoles. Se trata de un animal que proporciona productos de primera calidad y que abastece a muchos productores del mundo del sector lácteo.

La cabra malagueña es una raza autóctona española que se encuentra entre las razas lecheras más importantes del mundo, ahí es nada. De ella obtenemos no sólo leche o queso, sino carne y embutidos como el salchichón y el chorizo de cabra.

El censo total de cabras malagueñas es aproximadamente de 300.000 cabezas, si bien es difícil precisarlo pues hay animales no censados distribuidos por toda España.

En cualquier caso, su mayor concentración se encuentra en el sur de la península Ibérica, y especialmente en la provincia de Málaga (por algo es la cabra de Málaga), donde cuenta con un censo aproximado de 200.000 cabras.

Aparte de Málaga, también podemos encontrar cabras malagueñas en el resto de provincias andaluzas, así como diferentes áreas de Extremadura, Castilla León, Castilla la Mancha y Portugal.

Características de la leche de cabra malagueña

La cabra malagueña tiene una notable aptitud lechera, a saber: la media de producción en los últimos diez años calculada sobre más de 70.000 lactaciones controladas, es de una producción por lactación de 452 kilos de leche, con un 5% de grasa, un 3,5% de proteína y un 14% de extracto seco en unos 240 días de lactación, incluyendo cabras primíparas y multíparas.

No obstante, podemos encontrar explotaciones con medias de hasta 280 días de lactación, 630 kilos de leche producida, 5,8% de grasa, 4,1 % de proteína y más de 3 litros de media por día durante toda la lactación. Incluso podemos encontrar cabras con producciones superiores a los 900 litros anuales, algo impresionante.

Características físicas de la cabra malagueña

Morfológicamente la cabra de Málaga posee una capa uniforme de color rubio, con variaciones que van desde el rubio claro o albahío (color blanco amarillento) al rubio oscuro o retinto, predominando el pelo corto, aunque se pueden encontrar cabras con pelos más largos formando raspil (pelos largos y bastos a lo largo de la línea dorsalmedia del cuerpo) y calzón (pelos largos y bastos sobre miembros posteriores), especialmente en las zonas de la sierra.

La cabra malagueña tiene una cabeza triangular con orejas largas pero siempre horizontales y un perfil que varía del subconvexo al recto. Pueden presentar tupé, perilla y cuernos que normalmente son de forma espiral en los machos y con forma de arco en las hembras.

El cuello de la cabra de Málaga es plano y largo, con una amplia inserción en un tronco desarrollado con una línea dorsolumbar recta y una grupa tendente a la horizontalidad. Las extremidades son planas pero fuertes y bien aplomadas.

La cabra de Málaga es un animal de proporciones sublongilíneas (su longitud es mayor a la altura) y eumétrico*, con unos pesos que van de los 45 a los 60 kilos en las hembras y de 60 a 75 kilos en los machos. Su alzada a la cruz varía entre los 55 y 70 cm. en las hembras y los 65 y 78 cm. en los machos.

Las ubres de forma abolsada o globosa, presentan amplias inserciones y pezones medianos, bien diferenciados y situados en la base, con una ligera inclinación hacia delante.

Si analizamos las características reproductivas de la cabra de Málaga, vemos que presentan una de las tasas de fertilidad más alta de todas las razas, ya que permanece en período fértil prácticamente todo el año. Las hembras son poliéstricas permanentes, marcando los últimos estudios valores medios de unos 2 chivos por parto, que alcanzan los 8-9 kilos de peso en tan solo 30 días.

En resumen, estos valores nos muestran que estamos ante una raza de gran calidad tanto productiva como reproductiva, sin olvidar la elevada rusticidad que caracteriza a la cabra de Málaga, que le permite adaptarse a terrenos áridos y la convierte en una raza que aprovecha los recursos naturales en las zonas más desfavorecidas con un alto rendimiento.

* Las razas de cabras no siempre tienen un equilibrio entre la masa corporal y las proporciones corporales, mediante la heterometría se clasifica las razas en distintos tipos. El tipo eumétrico corresponde a la cabra de tamaño medio.

Información proporcionada por la Asociación Española de Criadores de la Cabra Malagueña.